¡Nos encantan los peluches! Y si son de Funko... ¡más todavía! ¡Son muy suaves, absolutamente molones y definitivamente achuchables!